Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La baja demanda del iPhone 8 es un hecho. Las ventas han sido la mitad que las del iPhone 7 a estas alturas de partido y del año. Esto significa que muchos usuarios están esperan directamente a que salga a la venta el iPhone X para hacerse con el. Esto sitúa al iPhone 8 en una situación diferente, ya que como se pensaba desde un principio, las ventas del iPhone del décimo aniversario podrían canibalizar las del iPhone 8.

Según un estudio realizado por Kantar en España, las ventas de Apple en los meses previos al lanzamiento del iPhone 8 crecieron en 4,4 puntos hasta alcanzar la cuota de 11,4%. Uno de los países en los que más ha crecido la cuota de mercado, situándose muy cerca del 12% con que cuenta Italia. Hasta ahí todo bien. Pero es que el número de posibles compradores que han vendido su iPhone para adquirir el nuevo modelo este año es bastante menor que el año pasado. Todo ello durante los meses que incluyen el lanzamiento del iPhone 8.

Esto quiere decir que el lanzamiento del iPhone 8 no ha supuesto un motivo de cambio para muchos clientes de Apple, a la espera del lanzamiento y venta del iPhone X, donde se espera que sí que cambien muchos usuarios. El problema es que Apple puede no atender la  fuerte demanda que se pueda haber, debido a que está siendo difícil producir los componentes del iPhone X a tiempo. Al parecer los proveedores de componentes del iPhone X tienen problemas para producir suficientes unidades, lo que se traduce en que Apple no va a poder atender la demanda que tenga. Por lo que se espera que durante los dos primeros trimestres, el de Navidad y el de primeros de 2018, Apple no disponga de suficientes unidades para todo del mundo.