El iPhone X tiene un diseño externo realmente atractivo, con una pantalla OLED de 5,8 pulgadas que cubre todo el frontal del dispositivo y unos bordes muy reducidos que consiguen un conjunto como decimos muy espectacular y diferenciador de los anteriores modelos.

Ahora y gracias a iFixit, podemos ver como Apple ha miniaturizado todos los componentes internos para conseguir el diseño exterior del que hablamos. La forma de ensamblar y disponer los componentes es muy diferente a lo que tenemos acostumbrados a ver en el resto de smartphones.

En la imagen de arriba podemos ver la ya popular isleta que permite ensamblar todos las lentes del nuevo sensor facial de Apple. En la imagen del artículo podemos ver como Apple ha añadido la batería al conjunto de componentes, en forma de L y dividida en 2 factores, de forma que son dos baterías las que forman el nuevo iPhone X, en lugar de una.

Ahora podemos ver de nuevo como las dos partes de la batería están separadas, para ello, la placa base también está fragmentada en módulos para que todo quede bien ensamblado.

1 Comentario

Deja un comentario