Una de las formas para conseguir que la alarma de tu smartphone suene más fuerte es lo que vamos a contarte esta tarde. De manera que consigas enterarte de una vez por todas y te despiertes de un salto de la cama.

Si eres de los que te gusta aguantar por la noche y trasnochar, seguramente también te costará medio mundo levantarte a la mañana siguiente. Además si utilizas tu iPhone como despertador, esta guía con trucos te servirán de gran utilidad.

Pon el volumen al máximo y utiliza la función “No Molestar”

Para levantarse cada día de forma garantizada, lo mejor de todo es poner el volumen al máximo. Esto es fácil de hacer con el iPhone, gracias a los botones de volumen, puedes subir fácilmente todas las alertas, notificaciones, sonidos multimedia y también las alarmas al máximo con tan solo mantener pulsado el botón de subir volumen.

Dicho esto, y si por las noches quieres garantizarte el mejor de los sueños, deberás hacer uso del modo No Molestar de tu iPhone. Esto se puede configurar de forma automática para que se active todas las noches y se desactive por las mañanas.

Conecta tu teléfono a unos altavoces externos

Si los altavoces del iPhone no son lo suficientemente potentes como para despertarte, no Problem, porque puedes conectar tu teléfono a unos altavoces externos, mediante un Dock, altavoces bluetooth, u otro tipo de altavoz compatible con tu smartphone. Harán que suene más fuerte y más alto para poder escuchar con claridad tus alarmas diarias.

Establece un sonido de alarma más alto

Gracias al iPhone, tienes disponibles muchos tonos  de llamada y sonidos, incluyendo canciones, que puedes establecer como alarma, para hacer que suene todavía más alto y fuerte tu despertador.

También puedes crear tus propios tonos de llamada con iTunes para usar cualquier canción de tu biblioteca como tono de llamada o también como alerta o notificación.

Cómo amplificar el sonido del altavoz

También se puede amplificar el volumen del altavoz con algunos trucos caseros como por ejemplo, colocar tu smartphone sobre una taza, o también crearte tus propios altavoces DIY con dos vasos y un rollo, el típico altavoz que utilizan los niños como walkie-talkie.