En 2017 Apple presentó el iPhone X, un teléfono innovador que incluía características muy demandadas, como una pantalla OLED sin marcos. Para conseguirlo eliminó los bordes superiores y únicamente dejó lugar para una serie de cámaras. Pero no contentos con esto, además eliminó los bordes de la parte superior de la pantalla. Para conseguir esto, tuvo que eliminar el sensor Touch ID del propio dispositivo, no lo incluyó en la parte posterior del smartphone ni nada parecido, sino que incluyó un novedoso sensor de reconocimiento facial, Face ID, en la parte frontal superior.

Todo esto parece estar bien, pero todavía hay mucha gente que piensa que Touch ID es muy efectivo y seguro para desbloquear el teléfono. De hecho, la propia compañía piensa igual y continúa trabajando en la posibilidad de añadir Touch ID al iPhone de nuevo.

Touch ID puede volver al iPhone en un futuro

De esta forma, encontramos una nueva patente de Apple que muestra una imagen que podemos ver más arriba y que indica cómo se puede integrar un sensor de huellas dactilar en la pantalla. Esta solución pasa por colocar micro-cámaras debajo del panel de la pantalla. Estos harían posible conseguir descifrar la huella dactilar al pulsar en una zona. Además, todo esto sería transparente para el usuario.

De hecho, aunque los fabricantes de teléfonos móviles hayan copiado la tendencia de Apple de añadir un Notch en la parte superior, todo indica que no es un diseño que vaya a durar mucho tiempo. El objetivo para dentro de unos años es eliminar por completo los bordes del smartphone, añadiendo cámaras debajo de la pantalla con las que añadir funciones como Touch ID, cámara FaceTime, desbloqueo por Face ID y todo que ocurra en la parte frontal de la pantalla. Sin ningún truco de ocultar la cámara frontal, ni añadir cualquier elemento que oculte la pantalla, el futuro es un smartphone solo pantalla, para centrarnos mucho mejor en todo lo que pasa en nuestro teléfono.