Apple suele aventajarse claramente frente a la competencia cuando lanza nuevos iPhone en septiembre. Esto es inevitable porque la compañía pone disposición de sus usuarios lo último en tecnología. El año pasado lo vimos con Face ID, un modelo junto con el Notch que ha sido copiado durante todo este año por la competencia. Además este año el iPhone XS podría integra un procesador de 7nm de TSMC. Lo que otorgaría al iPhone al menos otro año de ventaja.

Los nuevos procesadores van a ser mucho más eficientes, además de tener mucho menos volumen en el interior de los componentes del iPhone, lo que dejaría en teoría más espacio útil para otros componentes como la batería.

Según Digitimes, TSMC ya está produciendo el nuevo procesador de 7nm del iPhone XS. Lo que ofrece un mayor rendimiento frente a los chips de 12 o 14 nanómetros de la competencia. En el caso de Qualcomm o Mediatek, todavía siguen con este proceso de fabricación en sus procesadores para reducir costes.

Ventaja de rendimiento del iPhone XS frente a Smartphones Android

Decir competencia es decir Android claramente. Mientras los principales proveedores de procesadores para smartphones Android ofrecerá estos chips de 12 nm, el iPhone XS que va a presentar Apple este mes ofrecerá mucho mejor rendimiento y más aun, una mayor eficiencia y desempeño.

El presupuesto con el que cuenta la compañía de la manzana es tan abultado que le permite realizar este tipo de apuestas de futuro. Incluso se habla de los 5 nanómetros para la siguiente generación, dentro de un par de años. Lo que aventajaría todavía más a los dispositivos iOS frente al resto de Smartphones de gama alta.