Bueno si tienes por ahí un iPhone 6 en tu haber o lo utilizas como teléfono primario en tu día a día, te interesará esta comparativa que te traemos hoy. Se trata ni más ni menos que de la comparativa de un iPhone 6 VS iPhone XS. Eso es. Podrá el nuevo buque insignia de Apple con el obsoleto pero flamante iPhone 6?

Recordar que el iPhone 6 fue presentado en 2014. Un teléfono que dio mucho que hablar porque fue un rediseño del anticuado iPhone con pantalla de 4 pulgadas. Ahora teníamos, por primera vez un iPhone con una pantalla de 4,7 pulgadas. Y por si todo esto fuera poco, además se presento el iPhone 6 Plus con una revolucionaria pantalla de de 5,5 pulgadas. En el mercado había ya smartphones con pantalla más grande, pero a parte de ser la primera vez que Apple apostaba por las pantalla de mayor tamaño, también era un nuevo concepto de iPhone, que gusto mucho. Tanto tanto, que a día de hoy todavía hay gente que conserva y utiliza su iPhone 6 diariamente como teléfono primario.

Entonces, será capaz el iPhone 6 de medirse con el teléfono de 2018? el iPhone XS con su procesador A12 Bionic, 4GB de RAM, procesador neuronal de 8 núcleos, Face ID y más características?

Comparamos en vídeo el iPhone 6 VS iPhone XS

Pues eso es lo que vamos a comprobar en este vídeo. Primero veremos cómo se encienden ambos dispositivos con la última versión de iOS. Luego como abren las diferentes apps de Apple y luego apps de terceros y como se comportan ambos dispositivos.

Definitivamente el iPhone XS es más rápido, obviamente, cuenta con 4GB de RAM, frente a 1GB de RAM que tiene el iPhone 6. Es por ello, que por ejemplo en el arranque de los dos teléfonos sale ganando el iPhone XS.

Algo en lo que parece, sale ganando el iPhone 6 curiosamente es al abrir la cámara de la aplicación nativa del iPhone. De esta forma, podemos decir que podremos tomar fotos más rápidamente con el iPhone 6. Curiosamente es así.

En cuestión de la multitarea con aplicaciones, sale ganando el iPhone XS. El nuevo teléfono de Apple permite mantener la mayoría de las apps en memoria, por lo que es mucho más fácil abrirlas luego en el momento que se quedaron al cerrarlas. Mientras que en el iPhone 6 tiene que volver a recargar la app.

No hace falta decir quién es el claro ganador, pero merece la pena echar un vistazo a este vídeo y ver como un teléfono de Apple de 2014 continúa funcionando de buena manera en el 2018. Por eso gustan tantos los iPhone.